Comida post entrenamiento para quemar grasa

Comida post entrenamiento para quemar grasa

Significado del postentrenamiento

Los artículos de Verywell Fit son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud especializados en nutrición y ejercicio. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Apoyar sus objetivos de entrenamiento con la nutrición es vital: los alimentos que ingiere le proporcionan el combustible para impulsar sus entrenamientos y los nutrientes necesarios para recuperarse adecuadamente de ellos. Algunas personas pueden tener la tentación de no comer después del entrenamiento con el objetivo de aumentar la pérdida de grasa, pero esto puede ser contraproducente.

La mentalidad de la dieta que fomenta la restricción puede ser perjudicial, interfiriendo con su capacidad para alcanzar su potencial en el rendimiento del ejercicio y el logro de sus objetivos, no importa si estos incluyen la pérdida de peso, el rendimiento deportivo, la construcción de músculo, o la salud general.

Durante un entrenamiento, el cuerpo utiliza las reservas de energía, incluido el glucógeno, la forma almacenada de carbohidratos que el cuerpo prefiere como combustible. El glucógeno se utiliza sobre todo en los periodos intensos y cortos de actividad. Durante el entrenamiento de fuerza, se libera de los músculos y del hígado.

¿Cómo se quema la grasa después de un entrenamiento?

En pocas palabras, cuantos más carbohidratos quemes durante el ejercicio, más grasa quemarás después. Por lo tanto, la mayoría de los días de la semana, opte por las rutinas más cortas y de mayor intensidad en lugar de las más largas y de intensidad baja o moderada. El entrenamiento cruzado, también conocido como entrenamiento en circuito, es muy eficaz para la quema de grasa en cardio.

Leer:   Té verde para quemar grasa

¿Cuándo debo comer después de un entrenamiento para quemar grasa?

Lo ideal es comer entre 15 y 30 minutos después del entrenamiento, pero si no es posible, intente hacerlo en 60 minutos. Un sándwich de pavo en pan integral o un plátano y un yogur natural son buenas y sencillas opciones.

Cómo comer después de entrenar para ganar músculo

Según una declaración conjunta del Colegio Americano de Medicina Deportiva y la Academia de Nutrición y Dietética, el periodo de tiempo posterior al entrenamiento es un momento crítico para que las personas físicamente activas apoyen la reparación muscular, reposten y se rehidraten.

Tanto si su objetivo es el rendimiento deportivo, la pérdida de grasa o la construcción de músculo magro – o cualquier combinación de estos objetivos – una proteína en polvo de alta calidad es uno de los ingredientes más importantes para cualquier batido post-entrenamiento.

Después de levantar pesas, entrenar la fuerza, o hacer cualquier forma de ejercicio extenuante (incluyendo el entrenamiento de resistencia), su cuerpo está en un balance proteico negativo. En otras palabras, el ejercicio causa daño a las fibras musculares, lo que resulta en la ruptura de la proteína muscular.

Pero cuando se consume una fuente de proteína completa rica en aminoácidos esenciales (EAA) y aminoácidos de cadena ramificada (BCAA), especialmente leucina, las investigaciones demuestran que el cuerpo pasa a un balance proteico positivo debido a un proceso llamado síntesis de proteínas musculares.

Comidas antes y después del entrenamiento

Cuando se trata de fitness, hay ciertas preguntas universales que los expertos escuchan casi todos los días: ¿Cómo puedo sacar el máximo partido a mis entrenamientos? ¿Cómo puedo perder peso más rápido, quemar más calorías y sentirme con la energía suficiente para llevar a cabo cada sesión de entrenamiento? Aunque hay otros elementos que pueden afectar a su situación particular, hay una respuesta sencilla que se aplica a todas estas preguntas: ¡Come! Más concretamente, come los alimentos adecuados en el momento adecuado. A continuación, todo lo que necesitas saber sobre qué comer antes y después de un entrenamiento.

Leer:   Correr o caminar para quemar grasa

Al igual que muchas mujeres, solía pensar que la mejor manera de perder peso era entrenar duro y esperar hasta la hora de comer para hacerlo. Ahora sé que la clave para conseguir y mantener un cuerpo de infarto es una combinación de ejercicio regular y comer los alimentos adecuados en los momentos adecuados. (Léase: ¡No pasar hambre!)

La razón es la siguiente: Cuando tienes hambre, tu cuerpo entra en modo de supervivencia y extrae proteínas del músculo en lugar de hacerlo de los riñones y el hígado, que es donde el cuerpo normalmente busca las proteínas. Cuando esto ocurre, pierdes masa muscular, lo que a la larga puede ralentizar tu metabolismo y dificultar la pérdida de peso. Además, si te ejercitas con el estómago vacío, no te estarás dando el combustible que necesitas para poder llevar a cabo una sesión de entrenamiento intensa. (Come uno de estos tentempiés antes de tu próximo entrenamiento y convierte tu cuerpo en una máquina de quemar grasa).

Qué comer después de entrenar para perder peso

La dieta y el ejercicio son los principales pilares de un plan de vida saludable. Pero, ¿puede la coordinación de los horarios de alimentación y entrenamiento mejorar nuestros resultados de fitness? Y si es así, ¿en qué deben diferir nuestros patrones de alimentación antes, durante y después de las actividades?

Combinar una dieta de primera calidad con un ejercicio estimulante puede ser todo un reto. Comer a horas diferentes, no elegir alimentos saludables para perder peso, saltarse comidas, comer en exceso, picar entre horas, hacer ejercicio de forma irregular, sufrir lesiones… la vida se interpone en nuestros “planes de vida saludable”. Aunque la flexibilidad puede ser una necesidad y una virtud, mantener un horario de dieta y ejercicio tiene notables ventajas.

Leer:   Como quemar las grasas de la barriga

Comer con regularidad (entre 5 y 7 veces) a lo largo del día mantiene los niveles adecuados de azúcar en sangre y de energía, mientras que el ejercicio regular quema constantemente las calorías consumidas (Alencar et al. 2015). De hecho, la sincronización adecuada de la nutrición y la actividad ayuda a sentar las bases para optimizar los resultados físicos.

A medida que exploramos los beneficios de coordinar los entrenamientos con la ingesta de alimentos -tanto en calidad como en cantidad-, su primera pregunta podría centrarse en el desayuno (es decir, si debe saltárselo) o en alguna otra rutina rápida y de quema.