Ejercicios localizados para quemar grasa

Ejercicios localizados para quemar grasa

Por qué no se puede apuntar a la pérdida de grasa

Como entrenador personal, el objetivo de la pérdida de peso o la reducción de manchas es posiblemente uno de los objetivos y preguntas más comunes que plantean los clientes, aunque no siempre se plantea de la misma manera. “¿Qué puedo hacer para perder peso sólo alrededor de mi sección media?” “¿Es posible perder peso sólo en las piernas?” “En resumen, la respuesta es no; no se puede perder peso de forma selectiva ni reducir de forma puntual.

Según la Revista Científica de Yale, algunas de las razones fisiológicas por las que la reducción puntual no funciona son las siguientes: “La grasa contenida en las células grasas existe en una forma conocida como triglicéridos. Sin embargo, las células musculares no pueden utilizar directamente los triglicéridos como combustible; sería análogo a intentar hacer funcionar un coche con petróleo crudo. En su lugar, la grasa debe descomponerse en glicerol y ácidos grasos libres, que luego pasan al torrente sanguíneo”.

La grasa que se descompone en el cuerpo para ser utilizada como combustible puede provenir y provendrá de cualquier parte del cuerpo, no sólo de la parte del cuerpo en la que se trabaja.Chris McGrath, el fundador de Movement First, dijo: “La reducción puntual no funciona porque suele dirigirse a músculos relativamente pequeños a través de ejercicios que son relativamente insignificantes en cuanto a la mejora de la forma física general, la fuerza y el gasto de energía, independientemente de lo que se “sienta el ardor” al entrenarlos. El estado físico general, y no la fatiga de los músculos pequeños, es el factor más determinante de la eficacia de la quema de grasa del cuerpo”.

Leer:   Hacer ejercicio en ayunas para quemar grasa

Maximizar la quema de grasas

Los artículos de Verywell Fit son revisados por profesionales de la nutrición y el ejercicio. Los revisores confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

La reducción puntual es un concepto anticuado. La teoría general es que la realización de ejercicios específicos reducirá la grasa en ciertas zonas concretas del cuerpo. Por ejemplo, hacer elevaciones de piernas reducirá la grasa alrededor de las caderas y los muslos, o hacer ejercicios de abdominales dará lugar a unos abdominales planos, o hacer ejercicios de pecho eliminará la grasa debajo de los pechos.

No hay suficientes pruebas que respalden la idea de que la reducción puntual es eficaz. Si quiere perder grasa en determinadas zonas del cuerpo, es probable que sea más eficaz un enfoque integral que aborde la actividad física y la nutrición.

Para perder grasa, hay que quemar más calorías de las que se ingieren.  Cuando lo haces, creas un déficit calórico que hace que tu cuerpo utilice la energía almacenada en tus células en forma de grasa. Cuando esas células se utilizan para obtener energía, empiezan a disminuir de tamaño. Como resultado, el cuerpo puede reducirse porque tiene menos grasa almacenada.

Alimentos quemagrasas

La pérdida de grasa dirigida, también conocida como “reducción puntual”, es una idea popular en parte porque apela a nuestra intuición. Después de todo, parece perfectamente razonable suponer que la grasa que se quema al hacer ejercicio procede de la zona que rodea a los músculos que se utilizan. Sin embargo, un estudio realizado en 1971 por la Universidad de California en Irvine sobre jugadores de tenis descubrió que en realidad no es así. Los jugadores de tenis constituyen una población cuyos brazos derecho e izquierdo han sido sometidos constantemente a cantidades muy diferentes de ejercicio durante varios años. En consecuencia, si la reducción de manchas fuera un concepto válido, cabría esperar que los brazos dominantes de los jugadores tuvieran capas más finas de grasa subcutánea en comparación con sus brazos no dominantes. Sin embargo, cuando los investigadores midieron el grosor de la grasa subcutánea en puntos específicos a lo largo de los brazos de los jugadores, no encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los brazos derecho e izquierdo.

Leer:   Que hacer para quemar grasa mientras duermes

Más recientemente, en un estudio de 2007 dirigido por la Universidad de Connecticut, 104 participantes completaron un programa de entrenamiento de resistencia supervisado de doce semanas en el que su brazo no dominante se ejercitó selectivamente. Las evaluaciones por resonancia magnética de la grasa subcutánea antes y después del programa revelaron que la pérdida de grasa tendía a ser generalizada, en lugar de producirse sólo en el brazo entrenado.

Quemador de grasa natural

¿Te centras en tus abdominales para deshacerte de la barriga cervecera? ¿Todos tus ejercicios giran en torno a tus piernas porque simplemente no estás contento con ellas? ¿Pasas horas en las máquinas de cardio para quemar grasa? Como entrenador personal, veo a mucha gente en el gimnasio que empieza de esta manera, pero creo que es posible lograr el objetivo de quemar grasa localizada de forma más eficiente.

El debate sobre si es realmente posible quemar grasa localizada es común entre los expertos. Yo creo que la respuesta está en algún punto intermedio. A continuación, le explico por qué y le daré un ejemplo basado en una mujer que tiene exceso de grasa en las piernas y que desea que estén más musculosas.

El cuerpo es más complejo de lo que parece. A veces sólo nos centramos en nuestra figura externa y nos olvidamos por completo del funcionamiento interno que también influye en nuestros cambios físicos. Las hormonas desempeñan un papel muy importante en el control de los procesos biológicos. Seguro que has oído hablar de la insulina, el cortisol, los estrógenos y la testosterona.

El equilibrio entre las hormonas determina mucho para cada persona. Todos somos hormonalmente diferentes. Las hormonas influyen en nuestro estado de ánimo, nuestra energía, así como en nuestras ganas de hacer ejercicio. También influyen en el tamaño de nuestros músculos, en la cantidad de grasa que almacena nuestro cuerpo y en dónde prefiere almacenarla.

Leer:   Alimentos quema grasa para perder peso