Deportista de alto nivel o alto rendimiento

Deportista de alto nivel o alto rendimiento

Fisioterapia deportiva y entrenamiento de deportistas de alto rendimiento

En la administración deportiva, el “deporte de alto rendimiento”, en el que se hace hincapié en ganar competiciones prestigiosas, se distingue del “deporte de masas” o “deporte recreativo”, en el que se hace hincapié en atraer al máximo número de participantes. En los deportes de equipo, el concepto de alto rendimiento implica también la estrategia y la evaluación del rendimiento del equipo[1].

El deporte de alto rendimiento se solapa con los niveles superiores del deporte profesional; dentro del ámbito del deporte profesional, los niveles de élite del deporte se conocen, especialmente en Norteamérica, como grandes ligas. Por otra parte, los competidores de élite en los Juegos Olímpicos o en los Juegos Mundiales en algunos deportes minoritarios pueden estar a tiempo parcial o depender de subvenciones gubernamentales. Asimismo, los estudiantes atletas, especialmente en los deportes universitarios, suelen ser de alto rendimiento a pesar de ser nominalmente amateurs.

Los organismos estatales pueden ser responsables por separado del deporte de alto rendimiento y del deporte de masas; los órganos de gobierno nacionales de un determinado deporte suelen tener unidades administrativas separadas para el apoyo a los atletas de élite y la financiación de los atletas susceptibles de ganar medallas olímpicas. En cuanto a las políticas públicas, la financiación del deporte de alto rendimiento puede estar justificada por razones de prestigio nacional o como herramienta de marketing para fomentar el deporte de masas. Los países del bloque oriental invirtieron en el deporte de élite durante la Guerra Fría; los países occidentales empezaron a crear institutos del deporte con un propósito similar a partir de los años 80, con academias deportivas para formar a jóvenes atletas prometedores. Estos institutos pueden establecer objetivos en términos de clasificación nacional en el medallero olímpico.

Atleta de alto rendimiento daniel ricciardo

(1) Entrenador Jefe de Fuerza y Acondicionamiento e Instructor en el área de Ciencias del Movimiento y del Ejercicio en la Universidad del Norte de Iowa y actualmente es estudiante de doctorado en la Academia del Deporte de los Estados Unidos

Leer:   Como ser deportista de alto rendimiento

Actualmente en los Estados Unidos, en las profesiones deportivas, hay un creciente interés en relación con un sistema de gestión deportiva eficaz conocido como el Modelo de Alto Rendimiento. En la conferencia de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA) de 2014, el director de rendimiento del equipo de fútbol West Bromwich Albion de la liga inglesa, el Dr. Mark Gillett (2014), presentó una ponencia: Desarrollo de un modelo de alto rendimiento en la Premier League inglesa. ¿Podría esto funcionar en la NBA? Las franquicias más prósperas y los salarios de los deportistas más altos del mundo proceden de la Premier League inglesa, lo que da lugar a un pequeño margen de precisión para la victoria que exige el Modelo de Alto Rendimiento (HP) de la gestión deportiva (Gillett, 2014).

Los Organismos Nacionales de Gobierno de los Estados Unidos (NGBs) bajo el USOC han estado utilizando el concepto de HP y añadiendo puestos de HP a sus estructuras organizativas. Tal vez el sistema de HP más exitoso haya sido desarrollado por la Asociación de Esquí y Snowboard de Estados Unidos (USSA). La USSA estudió las mejores prácticas internacionales para desarrollar e impartir un programa nacional de desarrollo de atletas y entrenadores y, desde 2001, utilizó su “Modelo de Rendimiento de Élite (EPM)” para definir y evaluar todos los aspectos de sus programas de HP (Walshe, McCann, Lundstrum, Weatherford, Parker-Simmons, Keller y Gundersen, 2006). La USSA ha invertido mucho en investigación científica de vanguardia para ayudar a los entrenadores y a los atletas, especialmente en lo que respecta a la ciencia del deporte, la medicina, la gestión, la pedagogía y las habilidades y el entrenamiento específicos del deporte. El acondicionamiento es una parte fundamental del programa de HP de la USSA. Se ha desarrollado un “CD de evaluación física” para los entrenadores. Todos los atletas son seguidos con sistemas de monitorización de atletas (Walshe et al., 2006). El éxito de estos sistemas de la USSA es evidente, ya que los miembros del equipo de la USSA ganaron nueve de las 25 medallas de Estados Unidos en los JO de Turín 2006, 20 de las 37 medallas en los JO de Vancouver 2010 y 17 de las 28 en los JO de Sochi 2014 (COI, 2015).

Leer:   Glucosa deporte alto rendimiento

El sueño en los deportistas de élite: Implicaciones para el rendimiento

Los científicos y los psicólogos deportivos aún no han llegado a la conclusión de qué parte del éxito de un atleta es talento y habilidad, y qué parte es psicológica. Y, sin embargo, no parece haber ningún atleta o entrenador en la Tierra que sostenga que esto último no es importante. Un científico del deporte, Daniel Brown, afirma incluso que la falta de ciertos rasgos de personalidad podría ayudar a explicar “por qué algunos individuos dotados para el deporte no prosperan en la élite”. A continuación, hemos enumerado 20 rasgos de personalidad distintivos que parecen diferenciar a los atletas de alto rendimiento más exitosos.

“La confianza en uno mismo” no es sólo una frase para carteles motivadores cursis. Para los deportistas de alto rendimiento, es toda una forma de vida. Los mejores atletas tienen confianza en sí mismos por naturaleza. Creen que pueden llegar a lo más alto del podio, incluso si esa confianza en sí mismos se sustenta a veces con sangre, sudor, lágrimas y un montón de sacrificios.

Hace falta algo más que una medalla brillante o un cheque abultado para motivar a los mejores atletas del mundo. Más bien, los atletas de alto rendimiento están motivados por el deseo de vencer a sus competidores, superar su marca personal actual y demostrarse a sí mismos que su duro trabajo no ha sido en vano.

Lleve su carrera al siguiente nivel: el deporte de alto rendimiento en

Algunos ejecutivos prosperan bajo presión. Otros se debilitan. ¿Está la razón en sus cabezas? Difícilmente. Los altos logros sostenidos exigen fuerza física y emocional, así como un intelecto agudo. Para que la mente, el cuerpo y el espíritu estén en condiciones óptimas, los ejecutivos deben aprender lo que los atletas de clase mundial ya saben: recuperar la energía es tan importante como gastarla.

Leer:   Diferencia entre deporte escolar y deporte de alto rendimiento

Si hay una cualidad que los ejecutivos buscan para sí mismos y para sus empleados, es el alto rendimiento sostenido frente a una presión cada vez mayor y un cambio rápido. Pero la fuente de ese rendimiento es tan esquiva como la fuente de la juventud. Los teóricos del management llevan mucho tiempo tratando de identificar con precisión lo que hace que algunas personas florezcan bajo presión y otras se hundan. Nosotros sostenemos que sólo han encontrado respuestas parciales: recompensas materiales abundantes, la cultura adecuada, la gestión por objetivos.

El problema de la mayoría de los enfoques, creemos, es que tratan a las personas sólo de cuello para arriba, relacionando el alto rendimiento principalmente con la capacidad cognitiva. En los últimos años se ha prestado cada vez más atención a la relación entre la inteligencia emocional y el alto rendimiento. Algunos teóricos han abordado la dimensión espiritual, es decir, cómo influyen los valores más profundos y el sentido del propósito en el rendimiento. Casi nadie ha prestado atención al papel que desempeñan las capacidades físicas. Hemos descubierto que un enfoque exitoso del alto rendimiento sostenido debe reunir todos estos elementos y considerar a la persona como un todo. Así, nuestra teoría integrada de gestión del rendimiento aborda el cuerpo, las emociones, la mente y el espíritu. Llamamos a esta jerarquía la pirámide del rendimiento. Cada uno de sus niveles influye profundamente en los demás, y si no se aborda alguno de ellos, se compromete el rendimiento.