Que tomar para correr mas

Que tomar para correr mas

Cómo correr más rápido en una carrera

Ser capaz de mantener la velocidad durante una carrera es un claro signo de un corredor experimentado y seguro. Si ves que tu velocidad de carrera parece bajar, entonces sube en el transcurso de tu entrenamiento habitual, o incluso durante una carrera. Merece la pena buscar formas de hacer que tu ritmo sea más constante. Esto te ayudará a alcanzar tus objetivos de carrera con más facilidad, a reducir el agotamiento y a tener una mayor sensación de control sobre tu ejercicio.

Todos los corredores han pasado por esta situación en algún momento: empiezas con un ritmo exigente pero cómodo, pero al cabo de unos kilómetros te cuesta mantener el ritmo. Al poco tiempo, tu ratio de minutos por kilómetro está por las nubes y te sientes agotado.

Tu velocidad de referencia es tu ritmo medio de minutos por milla/kilómetro. Puedes averiguarlo fácilmente corriendo 8 kilómetros y anotando exactamente el tiempo que tardas en completar cada kilómetro. Al terminar la carrera, suma los tiempos de los 8 kilómetros y divídelos entre 5. Esta será tu velocidad de referencia.

Ahora que has establecido tu velocidad de referencia, tu siguiente objetivo es asegurarte de que cada kilómetro que corras lo hagas a este ritmo exacto. Con el tiempo, querrás aumentar ese ritmo, pero durante las dos próximas sesiones de entrenamiento, al menos, intenta correr a tu ritmo de referencia de forma constante, ya que así te acostumbrarás a un ritmo más estable.

¿Qué puedo tomar para correr más rápido?

CONSEJO: Cosas como las bebidas pre-entrenamiento con aminoácidos, suplementos como O2 Gold, mezclas Rehydrate y otras bebidas proteicas post-entrenamiento pueden ayudarte a correr más fuerte y a recuperarte más rápido también. Pero cada cuerpo es diferente, por lo que es importante que lo pruebes mientras entrenas.

Leer:   Ejercicios para correr mas rapido

¿Por qué me cansa tanto correr?

Cansarse al correr suele ser una señal de que no tienes suficiente combustible en el depósito. Los corredores obtienen su combustible principalmente de los hidratos de carbono, y asegurarse de que te has cargado antes de correr es una parte esencial de la preparación previa a la carrera.

¿Debo correr si estoy cansado?

¿Debo correr si me siento cansado? La respuesta corta es que sí, puedes salir a correr aunque no hayas dormido bien por la noche. “Realmente no hay muchas situaciones en las que recomendaría no hacer ejercicio”, dice Kutscher.

Cómo correr más rápido en una semana

Si quieres mejorar tu forma de correr, la forma más segura de hacerlo es con un entrenamiento constante. Si se registran los kilómetros y se trabaja, está casi garantizado que se mejorará. Pero la mayoría de los corredores son un poco impacientes y la idea de esperar semanas (o meses) para ver una mejora puede ser desalentadora.  Por suerte, hay algunas cosas que puedes hacer ahora mismo para convertirte en un corredor más rápido, más feliz y más sano.

Incluso una ligera deshidratación puede afectar al rendimiento en carrera. La falta de agua puede hacer que tu sangre sea más espesa y que tu corazón trabaje más. Ingerir unas 16 onzas de agua es una forma rápida y gratuita de evitar la deshidratación.

Si tienes poco tiempo y sólo tienes unos minutos para dedicar al entrenamiento de fuerza, céntrate en ejercicios con el peso del cuerpo, como estocadas, sentadillas, flexiones y planchas. Un núcleo fuerte hace a un corredor fuerte.

Leer:   Plan de entrenamiento para la resistencia

¿Duermes lo suficiente? Lo más probable es que la respuesta sea no, especialmente si eres un corredor matutino. Averigua a qué hora tienes que levantarte, cuenta ocho o nueve horas hacia atrás y pon una alarma para acostarte. Cuando suene la alarma, apaga las pantallas (televisión y teléfono) y comienza tu rutina nocturna. Intenta acostarte unos 30 minutos después de que suene la alarma.

Cómo correr más tiempo sin parar

Los artículos de Verywell Fit son revisados por profesionales de la nutrición y el ejercicio. Los revisores confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Uno de los mayores retos a los que se enfrentan los nuevos corredores es aprender a correr más lejos. Los principiantes a menudo se lesionan, se aburren o se agotan antes de alcanzar sus objetivos de kilometraje en las carreras de larga distancia. Una vez que se llega a una meseta, puede ser difícil profundizar en ella y superarla.

Al intentar superar tus límites, es probable que te enfrentes a obstáculos tanto físicos como mentales. Esto es una parte normal del proceso de entrenamiento. Los corredores a veces dudan en aumentar su kilometraje porque temen el dolor potencial o el aburrimiento que conlleva correr largas distancias.

La clave es tomárselo con calma. Correr distancias más largas requiere tiempo y paciencia, por lo que es mejor hacerlo gradualmente para evitar lesiones por uso excesivo. Prueba algunas de estas estrategias para que tus carreras de larga distancia no sólo sean más largas, sino también más agradables.

Leer:   Ejercicios para mejorar la resistencia

Cómo correr más rápido y durante más tiempo para los principiantes

Ahorrarás energía para esos kilómetros extra si reduces tu ritmo. Debes sentirte cómodo y capaz de mantener una conversación. Una buena regla general: Añade entre 90 segundos y dos minutos por kilómetro a tu ritmo normal.

Escoge un día para abordar una nueva distancia (los fines de semana suelen funcionar mejor para la mayoría de la gente). No debes sentirte apurado para completar tu carrera, así que asegúrate de reservar suficiente tiempo para hacerlo a un ritmo fácil. Cada tres o cuatro semanas, reduce la distancia de tu carrera larga para evitar el sobreentrenamiento.

En las carreras de más de una hora, llévate combustible rico en carbohidratos y electrolitos. Para mantener un nivel de energía constante, empieza a repostar a los 30 minutos de empezar a correr y vuelve a hacerlo cada 15 ó 20 minutos. Hazlo con calma para entrenar a tu estómago, y experimenta con diferentes productos.

Considera la posibilidad de correr un bucle de una o dos millas para estar cerca del combustible, los baños o la línea de meta. Evitarás quedarte atrapado lejos de casa en una carrera de ida y vuelta o en un bucle largo si tienes que abandonar inesperadamente. Si estás en la cinta de correr, ajusta la inclinación al 1% o al 2% para simular mejor la resistencia del viento al correr al aire libre.