Importancia de la alimentación en el deporte

Importancia de la alimentación en el deporte

Ensayo sobre la importancia de la nutrición en el deporte

Los jóvenes deportistas entrenan muchas horas para practicar su deporte. Para optimizar ese entrenamiento, la nutrición adecuada debe ser un componente habitual de su plan de entrenamiento. Un coche necesita combustible para funcionar correctamente, al igual que las personas (especialmente los jóvenes deportistas) necesitan un plan de alimentación saludable.

El cuerpo necesita una comida bien equilibrada o un tentempié alto en calorías 3-4 horas antes del entrenamiento o la competición para permitir una digestión adecuada. En el caso de las competiciones que se celebran a primera hora de la mañana, intenta comer al menos 2 horas antes. Dado que muchos atletas tienen entrenamientos después de las clases, asegúrate de llevar un pequeño tentempié para comer 30-60 minutos antes para tener un impulso extra de energía.

Después del ejercicio, tu cuerpo es como una esponja lista para absorber y reponer los nutrientes perdidos durante la sesión de entrenamiento. Lo ideal es tomar un tentempié o una comida en los 15-60 minutos siguientes a la finalización de la actividad y, si sólo toma un tentempié durante ese tiempo, intente tomar una comida en las siguientes 1-2 horas. Esto puede significar también un tentempié después de los entrenamientos y partidos nocturnos. Si tienes un largo viaje de ida y vuelta a los entrenamientos, ¡asegúrate de planearlo con antelación!    Haz que tu comida sea equilibrada, con proteínas magras, cereales, verduras, frutas y lácteos. Si no puedes comer alimentos sólidos después de hacer ejercicio, prueba algo líquido como leche blanca, leche con chocolate o un batido de frutas hecho con yogur. Los batidos tienen un gran equilibrio entre carbohidratos y proteínas, son rentables para los equipos y son portátiles para facilitar su transporte.

La importancia de estudiar la nutrición deportiva

No es ningún secreto que en el mundo moderno del deporte de élite, la nutrición se ha convertido en una variable vital que puede influir en el rendimiento de un atleta. No es casualidad que a menudo leamos sobre el estricto régimen alimenticio de los atletas. Ya sea la dieta ceto intensiva que utilizó LeBron James para perder peso, o las infames 10.000 calorías diarias de Michael Phelps para alimentar sus esfuerzos en los Juegos Olímpicos de 2008, el plan de dieta ideal variará en función del deporte, los objetivos deseados y las preferencias personales específicas del atleta.

Leer:   Frutos secos para ciclistas

Pero, ¿cuál es exactamente el papel de la dieta y la nutrición en el rendimiento deportivo? Aunque una buena dieta tiene numerosos beneficios para la salud en general, hay tres objetivos principales que debe cumplir un plan de nutrición en relación con el rendimiento deportivo:

Los hidratos de carbono, posiblemente el macronutriente más importante en la dieta de cualquier deportista, son la principal fuente de energía para cualquier actividad física. Por lo general, los carbohidratos deben constituir entre el 55% y el 70% de la fuente de energía de un deportista. Esto se debe a que los carbohidratos son la principal fuente de glucosa. El cuerpo convierte la glucosa en glucógeno y la almacena en el hígado y los tejidos musculares. El glucógeno almacenado se utiliza como energía para alimentar a los atletas durante las actividades físicas.

Directrices de nutrición deportiva

También existen directrices para los hidratos de carbono y las proteínas basadas en la ingesta de gramos por kilo (g/kg) de peso corporal. Las recomendaciones actuales para la ingesta de grasas son que la mayoría de los deportistas sigan recomendaciones similares a las que se dan para la comunidad en general, prefiriendo las grasas procedentes de los aceites de oliva, el aguacate, los frutos secos y las semillas. Los deportistas también deben procurar minimizar la ingesta de alimentos ricos en grasas, como galletas, pasteles, bollería, patatas fritas y alimentos fritos. Hidratos de carbono y ejercicio Durante la digestión, todos los hidratos de carbono se descomponen en azúcares (principalmente glucosa), que son la principal fuente de energía del organismo. Tras su absorción, la glucosa puede convertirse en glucógeno y almacenarse en el hígado y el tejido muscular. A continuación, puede utilizarse como fuente de energía clave durante el ejercicio para alimentar el tejido muscular que se ejercita y otros sistemas corporales. Los atletas pueden aumentar sus reservas de glucógeno comiendo regularmente alimentos ricos en carbohidratos.

Leer:   Los mejores carbohidratos para ciclistas

Si se restringe la ingesta de carbohidratos en la dieta, la capacidad de una persona para hacer ejercicio puede verse comprometida porque no hay suficiente glucógeno almacenado para alimentar el cuerpo. Si la ingesta de proteínas en la dieta es insuficiente, puede producirse una pérdida de tejido proteico (muscular), ya que el cuerpo comenzará a descomponer el tejido muscular para satisfacer sus necesidades energéticas, y puede aumentar el riesgo de infecciones y enfermedades. Los hidratos de carbono son esenciales como combustible y para la recuperación Las recomendaciones actuales sobre las necesidades de hidratos de carbono varían en función de la duración, la frecuencia y la intensidad del ejercicio. Los alimentos ricos en hidratos de carbono no refinados, como los panes y cereales integrales, deben constituir la base de la dieta del deportista. Los alimentos con más hidratos de carbono refinados (como el pan blanco, las mermeladas y los caramelos) son útiles para aumentar la ingesta total de hidratos de carbono, sobre todo para las personas muy activas.

Importancia de la nutrición en la educación física

Los jóvenes deportistas entrenan muchas horas para practicar su deporte. Para optimizar ese entrenamiento, la nutrición adecuada debe ser un componente habitual de su plan de entrenamiento. Un coche necesita combustible para funcionar correctamente, al igual que las personas (especialmente los jóvenes deportistas) necesitan un plan de alimentación saludable.

El cuerpo necesita una comida bien equilibrada o un tentempié alto en calorías 3-4 horas antes del entrenamiento o la competición para permitir una digestión adecuada. En el caso de las competiciones que se celebran a primera hora de la mañana, intenta comer al menos 2 horas antes. Dado que muchos atletas tienen entrenamientos después de las clases, asegúrate de llevar un pequeño tentempié para comer 30-60 minutos antes para tener un impulso extra de energía.

Leer:   Deporte y buena alimentación

Después del ejercicio, tu cuerpo es como una esponja lista para absorber y reponer los nutrientes perdidos durante la sesión de entrenamiento. Lo ideal es tomar un tentempié o una comida en los 15-60 minutos siguientes a la finalización de la actividad y, si sólo toma un tentempié durante ese tiempo, intente tomar una comida en las siguientes 1-2 horas. Esto puede significar también un tentempié después de los entrenamientos y partidos nocturnos. Si tienes un largo viaje de ida y vuelta a los entrenamientos, ¡asegúrate de planearlo con antelación!    Haz que tu comida sea equilibrada, con proteínas magras, cereales, verduras, frutas y lácteos. Si no puedes comer alimentos sólidos después de hacer ejercicio, prueba algo líquido como leche blanca, leche con chocolate o un batido de frutas hecho con yogur. Los batidos tienen un gran equilibrio entre carbohidratos y proteínas, son rentables para los equipos y son portátiles para facilitar su transporte.